fbpx
Curso de tanatopraxia

Todo lo que se aprende en un curso de tanatopraxia

¿Llevas tiempo pensando en la idea de convertirte en tanatopractor, pero no acabas de decidirte? ¿Sabes qué es la tanatopraxia, pero no conoces todo lo que implica a nivel profesional? Entonces, estás en el lugar indicado. Gracias a nuestro curso de tanatopraxia (cualquiera de todos los que incluye nuestra oferta formativa), vas a poder conocer a fondo el sector y adquirir todas las habilidades necesarias para trabajar en una profesión en auge.

Pero, por si aún tienes dudas, vamos a explicarte a continuación qué aprenderás exactamente con un curso de tanatopraxia. 

El temario y los contenidos del curso de tanatopraxia y tanatoestética

Sí, has leído bien. Tanatopraxia y tanatoestética son dos conceptos bien distintos, pero tan estrechamente relacionados que lo más habitual es tratarlos conjuntamente en un mismo curso. No obstante, es importante que sepas diferenciarlos:

  • Qué es la tanatopraxia: reúne todas las técnicas enfocadas a la conservación, restauración, higienización, conservación, reconstrucción, embalsamiento y cuidado general de la apariencia del cadáver, con el fin último de frenar su proceso de descomposición. Ten en cuenta que la tanatopraxia está estrechamente relacionada con los sentimientos. Concretamente, con la serenidad y la tranquilidad que se pretende infundir en los familiares del fallecido.
  • Qué es la tanatoestética: la tanatoestética, en cambio, se centra de forma especial en la estética propiamente dicha del cadáver. Esto es, en maquillarle, peinarle y eliminar los defectos más visibles para que su aspecto durante el velatorio sea el mejor posible.

Ya se han aclarado las dos disciplinas que con toda seguridad vas a descubrir en cualquier curso de tanatopraxia. Ahora, pasamos a enumerar sus principales áreas temáticas:  

Fisiología y anatomía del ser humano

Como es lógico, los tanatopractores han de ser buenos conocedores del cuerpo humano, de su fisiología y su anatomía. Esto es básico para desempeñar el trabajo más práctico, que consiste en preparar debidamente al cadáver. Y no solo nos referimos al aspecto más externo, sino también a todo lo relacionado con los órganos y las funciones corporales básicas.

Técnicas de conservación

La labor del tanatopractor cobra especial valor gracias a su trabajo de conservación y preparación del cadáver para su consiguiente exposición. Porque para los seres queridos del fallecido es muy importante despedirse del difunto tal y como lo recuerdan. 

Por lo tanto, la responsabilidad del tanatopractor consiste en conseguir que el cadáver ofrezca un aspecto neutro, natural. Algo que es crucial, sobre todo, si el cuerpo presenta heridas o traumas evidentes.

Técnicas estéticas

Entrando de lleno en el campo de la tanatoestética, es positivo que el tanatopractor también sepa aplicar las técnicas estéticas correspondientes. Para que, además de en buen estado, el cadáver se presente de forma agradable desde el punto de vista estético.

El maquillaje funerario, el uso o no del color, la utilización de determinados complementos… Todos ellos serán contenidos clave en el curso de tanatopraxia.

Gestión funeraria

Dentro del ámbito funerario son muchos los trámites y gestiones que han de realizarse a diario. Por ello, es fundamental que el tanatopractor los conozca todos, para que en la medida de lo posible participe en ellos y pueda realizar su personal aportación para que todo salga como es debido.

Implicaciones sociales y culturales de la muerte y el duelo

Por último, no todo el mundo sabe que las funciones del tanatopractor exceden el campo estrictamente funerario. Este tipo de profesionales están también preparados para lidiar en todo momento con la muerte y con todas sus implicaciones. 

Este punto es clave para que el tanatopractor pueda mantener en todo momento una buena y correcta actitud con los familiares del fallecido.

Matricúlate en un curso de tanatopraxia y conviértete en tanatopractor en menos de un año 

Como has podido comprobar, en un curso de tanatopraxia el alumno aprende mucho más que a tratar cadáveres. Los presenta con el mejor aspecto posible, interactúa con los familiares y participa en todo el proceso funerario, de principio a fin. 

Se trata, por lo tanto, de una formación global. Gracias a ella, el alumno se prepara transversalmente para desempeñar su trabajo como tanatopractor de forma profesional e impecable.

Deja un comentario